Top
 

TREKKING EN LA LAGUNA DEL QUILOTOA

“Tiene la apariencia de una isla caribeña, pero incrustada en medio de los Andes. Su cambio de color capturará tu mirada y con sus atractivos te robarán el corazón”
 
 

Quilotoa sorprende a más de uno. Desde el mirador, ubicado a 4.000 metros sobre el nivel del mar, se puede observar la laguna formada en el cráter de un volcán. El agua, debido a los minerales, tiene diferentes tonalidades: verde, turquesa, azul.

Los nativos, la artesanía, la flora, la fauna, las construcciones, el clima, la gastronomía y la geografía hacen de este atractivo turístico andino uno de los más buscados por el turismo nacional e internacional. La ruta a Quilotoa también es parte del atractivo turístico, ya que zigzaguea por los Andes y se adentra en el páramo andino.

El Quilotoa es un volcán occidental de los Andes ecuatorianos, dentro de su cráter se ha formado una caldera con un diámetro de casi 9 km. Este es el producto del colapso del volcán, sucedió hace unos 800 años. Según estudios, el flujo volcánico llegó al Océano Pacífico.

Leyenda de la laguna de Quilotoa

Hace miles de años, donde hoy está el cráter había un desierto y una llanura infértil. A esa superficie descendía un dios andino llamado Quilotoa, quien era considerado el rey de las erupciones de todos los volcanes del mundo.

La llanura era el espacio preferido por la deidad para jugar con el fuego, elemento que surgía de sus manos. Un día, inexplicablemente, el agua empezó a brotar en la superficie, para sorpresa de Quilotoa.

A medida que el lugar se llenó de líquido, la superficie se hundió lentamente, formando una especie de caldera. En ese momento aparece Toachi, otra deidad del imaginario andino y comienza una guerra feroz y prolongada.

A medida que el lugar se llenó de líquido, la superficie se hundió lentamente, formando una especie de caldera. En ese momento aparece Toachi, otra deidad, que se enfureció de celos, ya que las aguas de la laguna reflejaban el color del cielo, y se inició una guerra feroz y prolongada.

En la lucha los dioses lanzaron bolas incandescentes y remolinos de agua, esto trajo terribles consecuencias a los pueblos vecinos y por ende a las rocas que rodean el cráter.

¿Qué considerar antes de viajar a Quilotoa?

Es importante aprovechar la luz del día para admirar la laguna desde los miradores de Shalalá o Quilotoa. Además, si vas a descender hacia la laguna es mejor hacerlo temprano para que puedas subir con tranquilidad y sin prisas. También es importante tomar en cuenta que en Ecuador los rayos del sol llegan perpendiculares a la superficie terrestre, por lo que se deben prevenir las insolaciones y quemaduras solares evitando el sol del mediodía, haciendo uso de sombreros o gorras y bloqueador solar. El viento en el páramo puede ser fuerte por lo que sugerimos vestirse bien con suéteres, bufandas, guantes y gorras, elementos imprescindibles para el viaje.

¿Qué hacer?

Es posible realizar caminatas cortas y largas alrededor del cráter del volcán, descender hasta el borde de la laguna, montar a caballo o hacer kayak por sus aguas. El sector es ideal para acampar y para la práctica de la astrografía. Aproximadamente a 45 minutos del control de acceso principal, hay un mirador construido con madera y vidrio, que te permite descansar mientras observas las aguas verde turquesa. También podrás sumergirte un poco más en la cultura del lugar, gracias a los nativos que elaboran artesanías como ponchos, abrigos, sombreros y máscaras representando al Diablo Huma, los habitantes de la zona ofrecen una variedad de productos: café, té, agua, refrescos, frituras y su gastronomía local como choclos con queso y frijoles, cuy con papas, cerdo frito.

¿Listo para caminar por La Laguna del Quilotoa?

No olvides hidratarte constantemente durante la caminata.

No pierdas la oportunidad de fotografiar la fantástica laguna del Quilotoa y sus increíbles aguas color turquesa, para ello es imprescindible que lleves tu cámara o celular contigo.

 Si quieres conocer este y otros lugares mágicos que ofrece Ecuador, Ecuador Trekking por la Avenida de los Volcanes un viaje de 8 días, es tu mejor opción. Si no dispones de tiempo, ¡no te preocupes! Hay un viaje de un día a la laguna.

La Vuelta al Quilotoa es una aventura excepcional de exploración y descubrimiento, con paisajes prístinos y una magnífica vida silvestre. No te puedes perder la oportunidad de ver Ecuador desde un ángulo diferente. Conocer a los lugareños, sus costumbres y las tradiciones que mantienen vivos estos pueblos, es una oportunidad realmente asombrosa y una de las atracciones más fabulosas que el condado tiene para ofrecer.

La naturaleza de la vida es cambiar

Sorry, the comment form is closed at this time.